top of page

"Made in Verona"

En el porvenir de Verona los besos quedaron secos. Los labios paralizados estaban, sin poder pronunciar más la estela de un sexo virginal. En el camino roto de los visionarios fracasados se encontró J. consigo misma, esperando despertar de la abismal ingenuidad del amor. En pleno desencanto cortó las plumas blancas del abrigo que la envolvía y miró de cerca el rostro de R., libre al fin del difuso porvenir de la Verona enamorada. El féretro abierto, iluminado por el agua de los más hermosos viñedos, parecía hacer feliz a R. entre el desorden emotivo de J. y la vida llorosa que no valía para ella. De cualquier forma, J. no se quiso rendir, pues sin la angustia del amor, sin la angustia de aquella espera, se degradaría. El aliento desesperado colocaría a J. ante un enfrentamiento con la muerte y sus tercos actos, luchando contra la guerra malcriada del amor juvenil; contra un recuerdo momentáneo acerca de la forma en como vestía él: forma ridícula y horrible. Esta memoria la hizo perder instantáneamente dicha guerra malcriada del amor, y por su obsesión con el estilo J. sangró a causa de su más grande enemiga la petulancia, pero nunca pudo aceptar que R. no volvería a vestir más de esa manera que tanto le molestaba, así que prefirió J. elevarse hasta la eternidad, antes de dejar de ver a R. con tan fea ropa.


Texto inspirado en la obra "Romeo y Julieta" de William Shakespeare, y en la película "Romeo + Julieta" de Baz Luhrmann.


Créditos de fotografía: 20th Century Fox.

6 views0 comments
Luminosa_canal_screen-removebg-preview (2).png
bottom of page